lunes, 29 de septiembre de 2008

Benidorm rocks!

Benidorm, cuidad de sorpresas. Por un lado, me di de bruces con la mismísima María Jesús y su Acordeón, lo curioso es que el encuentro sucedió camino de uno de los locales del paseo marítimo donde todas las noches había concierto de rock cañero. Sí, ese era el ambiente, contrastes por doquier. Por supuesto, tratándose de septiembre, muchos locales estaban reconvertidos en garitos para viejos. Una de las fotos que no pude hacer correspondía a la entrada a un pub donde se veía una fila de sillas de ruedas motorizadas. El truco era que el pub estaba reconvertido en bingo y lleno de abuelitos bingueros rellenando cartones. Para esta gente había conciertos en directo de viejas glorias de mentira imitando a viejas glorias de verdad. Como el público era generalmente "guiri", las canciones que se oían eran en inglés: desde Elvis a ABBA, con mayor o menor gracia, con muchas tablas en general. Para el público español (minoritario) la cosa iba desde la citada acordeonista hasta el travestorro vestido de folclórica contando chistes y cantando coplas (corto recorrido). País…

Por otro, como ya he avanzado, el rockanrol estaba muy presente, y eso fue una agradable sorpresa no solo porque era de calidad y en vivo, sino que además tenía su público. Dos garitos dos, a menos de 100 metros y alternando con los locales de la del acordeón y el travestorro, tenían música en directo todas las noches, con diferentes grupos. No podían tocar con batería de verdad, usaban baterías electrónicas, supongo que porque no tenían permiso para meter demasiado ruido. Pero el resultado en general era muy bueno.
Hasta donde pude descubrir en mi corta estancia, había más locales donde sonaba folk y country, a veces con un solo músico y su "casete" de apoyo.


Para finalizar, qué sería de Benidorm sin el carismático ¡Pepe Vicens!

No hay comentarios: